• Stephanie Morillo

Los 7 errores más comunes creando contenido para desarrolladores y cómo evitarlos

Updated: Jan 5

Esta entrada fue traducida por José Miguel Parrella. Léelo en inglés aquí.


En los últimos seis años me he dedicado a trabajar con contenido para desarrolladores. Lo que hace a este contenido especial es el énfasis en crear productos auténticos, relevantes y con los cuales se pueda conectar. Hay, casi siempre, el sincero deseo de compartir y de aprender sin impartir qué tan experto sea el autor.


Pero, como con otros tipos de contenido, la calidad y efectividad del contenido varía. Todos hemos visto, y a menudo creado, contenido bueno y no tan bueno. Siempre se puede mejorar.


En este post enumero siete errores comunes que cometemos al crear contenido para desarrolladores y cómo evitarlos.


No dedicarle suficiente tiempo a la edición


El problema


No es fácil crear algo nuevo. Buscamos tiempo para investigar, planear, escribir y demostrar para ayudar a otros al compartir lo que sabemos.


Pero no queremos publicar algo sin editar su estructura, gramática y sintaxis. Publicar un post de 3 mil palabras sin revisarlo, con cabeceras y otros elementos que separen el texto, o un video de una hora mínimamente editado solo hará que tu contenido no alcance buenos resultados.


Creamos contenido para que otros lo usen y al no editarlo le hacemos difícil a nuestra audiencia usar lo que hemos creado.


Como cualquier persona que usa Twitter sabe, la gente no presta mucha atención y cada vez pasa menos tiempo leyendo contenidos. Ojeamos una página y no leemos palabra por palabra. Hay que tener esto en mente para crear contenido que otros lean.


¿Cómo evitarlo?


1. Escribe de forma sucinta. Las herramientas como Grammarly o Hemingway App (en inglés) ayudan a desarrollar el hábito de buscar donde podemos mejorar nuestra escritura, con una puntuación de legibilidad que te ayuda a entender que tan fácil de leer es tu contenido.


2. Nunca subestimes el poder de un colega. Para trabajos más largos, busca la ayuda de un colega y pídele que revise que tan preciso es tu contenido y qué puedes mejorar.

Separa artículos o videos largos en unos más pequeños. Si tienes un post de más de 3 mil palabras, puedes hacer una serie de dos o tres artículos más pequeños. Por ejemplo: "Docker desde cero", una serie por episodio (en inglés).


No describir contenido multimedia en detalle


El problema


Con frecuencia tratamos las descripciones de los videos de YouTube o los podcasts como minucias. Al fin y al cabo, pasamos mucho tiempo grabando y editando el episodio, y asumimos que la audiencia le va a dar "Play" a pesar de todo.


Aunque no nos guste, las descripciones son muy importantes para tus lectores. Las personas toman decisiones cotidianas en base a descripciones como esas en los productos que compran o los libros que leen.


Una buena descripción le dice a tu público de qué se trata tu episodio, pero más allá de eso les alienta a escuchar porque es la manera de comunicar el valor de tu contenido a tu audiencia.


¿Cómo evitarlo?


1. Crea una plantilla para tus descripciones. No tiene que ser muy complejo. Sigue una fórmula en la que puedas ir soltando la información al estilo Mad Libs. ¡Y siempre enlaza recursos adicionales en la descripción!


No promover el contenido a conciencia


El problema


¿Quién no ha visto a un desarrollador rockstar promover un blog post en redes sociales y recibir oleadas de comentarios? Para la mayoría de nosotros, una vez no es suficiente.

Aunque no debemos spammear a nuestros seguidores para promover el blog post que publicamos ayer, los que no tenemos tanta audiencia debemos hacer mas que un solo tweet para obtener los resultados que queremos.


En la mayoría de las redes sociales esto es clave, porque pocos de nuestros seguidores están viendo la aplicación en un momento dado del día. Un tweet a la hora incorrecta puede significar que nadie lo verá, porque todos están trabajando o durmiendo. Y casi nunca podrás evitar que tus seguidores en otras partes del mundo se lo pierdan completamente.


¿Cómo evitarlo?


Programa tus posts en distintas zonas horarias. Programa uno o dos posts cada 24 horas para asegurarte que quienes te siguen en otras zonas horarias lo vean. Si no sabes dónde están tus seguidores, revisa las estadísticas de tus redes sociales para determinar a qué horas generas mayor interacción.


Promueve tu contenido en otras plataformas: aunque tu estrategia en Twitter sea a prueba de balas, eso no significa que tu audiencia esté solo allí. Si tienes gente en, por ejemplo, LinkedIn, debes promover el contenido allí también.


No revisar las estadísticas y medir los resultados


El problema


Crear contenido sin medir los resultados es como conducir sin sentido. Sin las estadísticas nunca sabrás lo que está funcionando y lo que debes hacer para lograr tus objetivos.

¿Cuánta gente vio tu post? ¿Cuáles contenidos recibieron más clicks y visitas y cuáles menos? ¿Cuántos seguidores vieron ese contenido a través de un buscador, y cuántos a través de otros canales? ¿Cuáles son las horas del día y los días de la semana que la gente visita tu sitio? ¿Qué temas son los que le interesan más a la gente, y cuáles cubres tú? ¿Estás usando las palabras clave correctas para que te encuentren en un buscador?

Estas son algunas de las preguntas que esas estadísticas te ayudarán a responder.


¿Cómo evitarlo?


1. Configura la función de analytics en tu sitio o blog personal si no lo has hechoAgenda una revisión semanal de las estadísticas y de los reportes mensuales. Determina cuándo recibe más interacciones tu contenido.


Y además:


Haz una auditoría que comprenda el inventario y análisis del contenido existente para obtener ideas sobre el impacto de lo que tienes.


No reutilizar contenido en otros medios


El problema


Es normal que prefieras un medio sobre otro. A algunos nos gusta escribir, a otros grabar demos, hacer streaming o dar una charla.


No todos los contenidos pueden ni deben ser reusados en varias formas todo el tiempo, pero a veces puede ayudarte a sacarle más valor a lo que ya has creado. Si publicas las notas de tu show junto al podcast podría ayudar a que algunos escépticos empiecen a escucharte. O convertir partes de tu charla en un blog post puede hacer que los que no pudieron ver tu charla se interesen en el tema.


¿Cómo evitarlo?


Convierte algunas de tus charlas en blog posts, usando el guión de tu charla. Si no tomas muchas notas, grábate practicando la charla y utiliza un servicio de transcripción como rev.com. Escribe notas cortas para acompañar a videos o podcasts, por ejemplo, "Cinco cosas sobre Azure DevOps", un pequeño artículo que acompaña al último episodio de la serie #FiveThings (en inglés).


Publicar demasiado contenido a la vez


El problema


Finalmente terminaste esa serie para tu blog y grabaste un par de episodios de tu podcast. Resiste la tentación de publicarlo todo, en particular si te retrasaste en la fecha de publicación.


Publicar demasiadas cosas a la vez puede ser apabullante para tu audiencia y hará más difícil promover el contenido eficientemente porque la audiencia se distraerá constantemente.


¿Cómo evitarlo?


1. Establece un calendario editorial. ¿Deberías publicar semanalmente, quincenalmente o menos frecuentemente? Parte de la respuesta depende de qué tanto contenido puedes crear en ese tiempo. Ser ambicioso puede ser fácil pero a veces otros aspectos de nuestra vida toman prioridad.


2. En primer lugar, define un objetivo realista. "Publicaré un blog post quincenalmente" "Lanzaré un nuevo episodio del podcast los días jueves". Luego, define el día y la hora para publicar de acuerdo a tus estadísticas. Quizás quieras publicar los episodios el lunes por la mañana, pero tus estadísticas podrían revelar que muy poca gente hará click a esa hora.

Además, programa las publicaciones. Varias plataformas, desde las de blogs hasta las de video y redes sociales, tienen la función de programar una publicación.


No estudiar marketing para desarrolladores


El problema


En su libro "On Writing", Stephen King dijo que "si quieres ser escritor, debes hacer sobre todo dos cosas: leer mucho, y escribir mucho. No hay ni atajo ni truco que yo conozca para evitar esto."


Lo mismo aplica con el marketing de contenidos: si quieres que te reconozcan por producir buen contenido para desarrolladores, debes estudiar como lo hacen otros desarrolladores y las organizaciones que trabajan con ellos.


Marketing para desarrolladores no es marketing tradicional. Escribir para desarrolladores no es lo mismo que escribir para una marca que sale en los avisos de Mad Men. El mejor contenido para desarrolladores es específico: blogs, redes sociales, newsletters que son accesibles, directos, concisos, informativos y relevantes para la audiencia.


¿Cómo evitarlo?


1. Sigue a los desarrolladores que admiras y estudia cómo hacen marketing. Evalúa qué están haciendo bien y cómo responden sus audiencias a lo que ellos crean. ¿Qué lecciones puedes aprender?


2. Suscríbete a newsletters para desarrolladores. Hay muchos y de gran calidad que han sido creados por desarrolladores profesionales sin experiencias en marketing. ¿Qué te atrae de esos newsletters?


3. Sigue a las compañías y comunidades que hacen herramientas para desarrolladores y entiende que contenidos crean. ¿Qué compañías tienen blogs increíbles? ¿Qué tipo de contenido suele acompañar a sus newsletters? ¿Qué cosas crean consistentemente, y cuáles las hacen bien?


En conclusión


No es suficiente con querer crear más contenidos para desarrolladores. Para crear contenido efectivo y de calidad, hay que estudiar a los desarrolladores. Utiliza estos consejos como punto de partida y consulta recursos online y tus propias fuentes de investigación para ayudarte a crear y mercadear mejores contenidos.